Imagínese al aire libre leyendo bajo el sol una pantalla digital tan fina como el papel, pero viendo la misma calidad de imagen que si estuviera en interiores, algo que el papel electrónico convencional y muchas pantallas son incapaces de ofrecer.

Gracias al trabajo de investigación y desarrollo de un equipo que incluye, entre otros, a Marika Gugole y Andreas Dahlin, de la Universidad Chalmers de Tecnología en Suecia, pronto ese sueño podría convertirse en una realidad. Un nuevo tipo de pantalla reflectante o papel electrónico ofrece una visualización en color óptima, al tiempo que utiliza la luz ambiental para mantener el consumo de energía al mínimo.

Las pantallas digitales tradicionales utilizan una luz de fondo para iluminar el texto o las imágenes que se muestran en ellas. Esto da buenos resultados en interiores, pero resulta muy difícil ver bajo un sol brillante lo que muestran estas pantallas.

Las pantallas reflectantes, en cambio, utilizan la luz ambiental tanto como es posible, proporcionando al usuario una experiencia que se parece mucho a la de contemplar el papel impreso real.

«Para que las pantallas reflectantes sean capaces de competir con las pantallas digitales que usamos hoy en día y que consumen mucha energía, las imágenes y los colores deben reproducirse con la misma calidad alta. Ese será el verdadero avance. Nuestra investigación muestra ahora cómo se puede optimizar la tecnología, volviéndola atractiva para su uso comercial», explica Gugole.