Por Cristino Guzmán, SAN CRISTOBAL. –  Nuestra sociedad de San Cristóbal ha recibido a un hombre con un gran talento para servir sin límites. Es el religioso José Núñez Mármol cariñosamente padre Chepe. Este notable sacerdote y profesional ha mantenido siempre la hidalguía de servicios. Desde que el padre Chepe llegó a la rectoría del Instituto Politécnico Loyola ha trabajado de manera directa ligado en todo lo que tiene que ver con el desarrollo de esta provincia.

El padre Chepe se involucra en todas las actividades que tienen que ver la recreación, el deporte y formación de hombres y mujeres con el propósito de formar ciudadanos con responsabilidad social.

Toma en cuenta la importancia que tiene la unión de los sectores para lograr desarrollar de manera armónica de éstos.

Se puede ver, que el padre José Núñez Mármol está de manera decidida en todo lo que tiene que ver con la creación de instituciones que sirvan para el desarrollo social, económico y cultural de la nación.

Es oportuno señalar que en el año 2015 en medio de una crisis fue llamado por el sector deportivo de esta ciudad para que encabezara los XIII Juegos Provinciales, que se llevaron a cabo del 28 de abril al 4 de mayo, con la participación de 2,726 atletas y los mismos constituyeron en un éxito rotundo debido a su sabia conducción, su integridad y credibilidad, generando el respaldo del empresariado y de los diferentes sectores de aquí.

Este prestante religioso nació en la ciudad de la Vega. Desde muy joven estuvo ligado a las organizaciones sociales y eclesiásticas de su pueblo natal, lo que le ayudó a desarrollar un liderazgo natural muy ascendente.

Realizó sus estudios primarios e intermedios y secundarios en su localidad de donde era oriundo.

Ingresa a la Universidad Católica Madre y Maestra, en esta hace su licenciatura en Filosofía, luego viaja a Brasil, se gradúa en Teología en el Instituto Santo Ignacio de Loyola en Bello Horizonte, Brasil.

Hizo maestría en Ciencias Sociales en el Instituto Católico de París, Francia.

El padre Chepe domina varios idiomas. Se ha cultivado intelectualmente con mucha profesionalidad, con el propósito de trabajar y ser útil, para servir a la sociedad nacional e internacional; siempre ha sido su gran interés de servir; con el propósito de lograr cambios, en todos los órdenes. Una prueba de ello es su amplia producción intelectual referidas a las migraciones en la República Dominicana, y en el continente americano, en sentido general, en todo el planeta.

Un problema que afecta a millones de seres humanos, que en sentido general padecen de la pobreza, hacinamiento y falla de resiliencia ante los fenómenos naturales.

El padre Chepe siempre le ha preocupado la solución de la problemática de los grupos humanos vulnerables.

Es sumamente cuidadoso en sus acciones, es un planificador por excelencia.

Ha logrado trabajar aunado con un gran equipo, que le ha respondido, posesionando al Politécnico Loyola en una institución educativa de primer orden en lo técnico, científico, este gran desarrollo es producto del trabajo tesonero del padre Chepe.

Además, logrando posesionar al Instituto Especializados de Estudios Superiores Loyola. Es una casa de estudios superiores de primer nivel en nuestro país.

La preocupación del padre Chepe es aportar los mejores técnicos al país para que estos puedan cumplir con las necesidades en las empresas.,

Pues dada las exigencias de las empresas el Politécnico Loyola forma los tecnólogos en las diferentes áreas que demandan las empresas.

Ha dado de un servicio al pueblo de San Cristóbal en todos los órdenes.

Su trabajo es muy bien valorado por los diferentes sectores de la población. Este pueblo tuvo el privilegio de haber de haber tenido un religioso que nos aportó el pueblo de la Vega. El padre Ayala, este religioso hizo aportes significativos, a este pueblo; había las creencias de que él había sido el fundador de San Cristóbal, por sus aportes.

Pero La Vega nos hace otro gran aporte en el padre Chepe, quien se ha integrado a la vida de este pueblo como un sancristobalense más.

Damos gracias a Dios, por darnos el privilegio, de tener un ser humano de su valía, en nuestro pueblo.

El autor es asesor educativo