Se ha confirmado que el sismómetro de la nave InSight de la NASA, estacionada en suelo marciano desde su aterrizaje aquí en 2018, detectó ondas sísmicas provocadas por cuatro rocas espaciales que se estrellaron en Marte en 2020 y 2021. Estas no solo representan los primeros impactos detectados por el sismómetro de la nave espacial desde que se posó en la superficie del Planeta Rojo, sino que también marcan la primera vez que se han detectado ondas sísmicas y acústicas de un impacto en Marte.

 

El hallazgo se ha presentado públicamente como parte de los resultados de un estudio realizado por un equipo que incluye a Ingrid Daubar de la Universidad Brown en Estados Unidos.

 

Los impactos se produjeron a una distancia de entre 85 y 290 kilómetros del emplazamiento de la InSight.

 

El primero de los cuatro objetos confirmados realizó la entrada más espectacular a la atmósfera de Marte: el 5 de septiembre de 2021 se internó en la atmósfera y explotó en al menos tres fragmentos, cada uno de los cuales colisionó contra el suelo y excavó un cráter.

 

Tiempo después, la sonda espacial MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) de la NASA, en órbita a Marte desde 2006, sobrevoló el sitio de impacto estimado para confirmar la ubicación. El orbitador usó su cámara de contexto en blanco y negro y consiguió captar tres puntos oscuros en la superficie. Después de localizar estos puntos, la cámara HiRISE obtuvo un primer plano en color de los cráteres (el objeto quizá dejó más cráteres en la superficie, pero seguramente serían demasiado pequeños para verlos en las imágenes de HiRISE).

 

“Después de esperar tres años con InSight para detectar un impacto, esos cráteres se veían hermosos”, confiesa Ingrid Daubar de la Universidad Brown en Estados Unidos, coautora del estudio.