Unos científicos han descubierto tres nuevas especies de serpientes de vida subterránea, con los primeros ejemplares viviendo ocultos en rincones tan inesperados como el interior de una tumba, en localidades remotas de la zona de los Andes en Ecuador.

 

El equipo que ha hecho el hallazgo incluye a Alejandro Arteaga, de la Fundación Khamai, y Juan M. Guayasamin, de la Universidad San Francisco de Quito, en Ecuador.

 

Las nuevas serpientes pertenecen al género Atractus y son pequeñas, cilíndricas y de aspecto bastante arcaico.

 

Los nombres que han recibido las tres nuevas especies son: Atractus discovery, Atractus zgap y Atractus michaelsabini.

 

El descubrimiento de las tres nuevas especies tuvo lugar de forma bastante fortuita y en lugares donde casi nadie esperaría encontrar estos animales. El primer ejemplar de la especie Atractus discovery fue descubierto ocultándose bajo tierra en un pequeño cementerio de un remoto pueblo del bosque nuboso en el sudeste de Ecuador, mientras que los primeros ejemplares de las otras dos nuevas especies fueron encontradas en el terreno adyacente de una vieja iglesia y en una pequeña escuela.