Empezó a actuar con tres años y la fama le llegó cuando apenas era una adolescente. Llevó su carrera más allá de su condición de actriz infantil, evitó que el acoso por parte de un fan, con intento de magnicidio incluido, eclipsase su trayectoria y se ha labrado una carrera que sigue alimentando. Jodie Foster cumple 60 años como uno de los tótems de Hollywood.

Foster, cuyo nombre al nacer fue Alicia Christian Foster, vino al mundo en Los Ángeles, Estados Unidos, el 19 de noviembre de 1962. La actriz era la más joven de cuatro hermanos criados una madre soltera. “Fui criada para ser su compañera”, dijo la actriz a Net-A-Porter en 2018. “Toda mi vida fue con mi mamá, viajando juntas, yendo a ver películas francesas y alemanas, hablando de por qué funcionaban y por qué no. Me hacía hacer cosas que ella no podía hacer bien. Fue una relación interesante que fue tensa, maravillosa pero también dolorosa”.

La primera vez que Foster estuvo frente a una cámara profesional apenas rozaba la edad suficiente para ir a la escuela infantil. Tenía tres años y acudía junto a su hermano a la grabación de un anuncio en el que acabó apareciendo. Luego llegaron las series y películas de televisión y más tarde, con 10 años, debutó en la gran pantalla con “Napoleon and Samantha”.

Todavía siendo una niña, Foster se convirtió en proveedora de la familia. “Me pregunto ¿qué me perdí? Tuve mis pequeñas rebeldías, pero fueron mínimas. Así que me pregunto por qué no me rebelé más”, dijo a Parade en 2008. “Entonces lo recuerdo, porque yo era responsable de otra persona. Por eso no puedo rebelarme. Por eso no podía perderme duran