Al menos diez mujeres han sido asesinadas por sus parejas y exparejas en Santiago en lo que va de año, según estadísticas de agrupaciones feministas y autoridades.

El feminicidio más reciente ocurrió el pasado lunes en el que Rolando Cabrera Quiroz, de 21 años, estranguló a su pareja Maorolin Ramos Pichardo, de 17, en la comunidad  Banegas, Villa González, según un informe de la Policía.

La uniformada informó que Cabrera Quiroz, al ser depurado en la División de Archivo Central de esa institución, figura con dos registros por robo. La menor fue encontrada muerta y con signos de estrangulamiento por su hermana en el baño de la residencia que compartía con el acusado del  homicidio en el sector Los Solares, de Banegas. El médico legista que examinó el cadáver certificó su muerte a causa de asfixia por estrangulamiento.

Hace al menos de 15 días Johanny Altagracia Núñez, de 39 años, fue ultimada a tiros por su expareja José María Melina Acosta, de 51 años, en Matanzas, al sur de Santiago, de acuerdo a un informe policial.

Uno de sus hijos contó que su madre, fruto del asedio a que la sometía el agresor, se marchó por cinco días a Santo Domingo, pero que al regresar su expareja la mató en su propia casa.

El 29 de mayo, María Acavedo García, de 38 años, murió por los golpes que le propinó Heriberto Antonio García Tineo, también en Matanzas.