Danielle Fishel se convirtió en una de las caras más conocidas de la pequeña pantalla allá por los 90 como Topanga, una de las protagonistas de la serie de Disney ‘Yo y el mundo’. La actriz interpretaba al crush del protagonista, Cory (Ben Savage) en la serie que duró hasta el año 2000. Cuando Fishel comenzó solo tenía 12 años, y aunque ya tenía algo de experiencia gracias a ‘Padres forzosos’ o ‘Harry y los Henderson’, nada podía prepararle para el infierno que le hizo pasar Michael Jacobs, creador de la serie, en su primer día.

Danielle Fishel como Topanga en ‘Yo y el mundo’
La actriz se sinceró en el podcast ‘Pod Meets World’ que comparte con Rider Strong (Shawn) y Will Friedle (Eric). Fishel cuenta que no era la primera opción para el papel de Topanga, pero cuando se marchó la elegida la llamaron a ella. No tuvo mucho margen de reacción porque le avisaron un viernes por la noche y el lunes tenía que estar en plató. Después de los ensayos, todos se reunieron con Michael Jacobs para recibir anotaciones: «Michael empezó las anotaciones diciendo ‘Danielle, voy a darte todas tus anotaciones a la vez al final y voy a darles las anotaciones a los demás ahora, porque si hago que todo el mundo espere mientras te digo todas las anotaciones que tengo para ti, vamos a estar aquí horas y nadie va a poderse ir a casa. Espérate al final’. En ese momento los ojos se me llenaron de lágrimas porque estaba delante de todos, todos los productores, guionistas, el reparto, y todos los ojos me miraban a mí».

Amenaza de despido el primer día
Cuenta que el creador llamó a su madre para que estuviera presente y recuerda que el principal problema que tenía era que estaba hablando muy deprisa y que si no lo corregía, básicamente la amenazó con despedirla: «Me dijo: ‘Todo lo que sé es que si no vuelves mañana haciéndolo completamente diferente, tampoco vas a estar aquí'». Hay que recordar que la actriz era una niña de 12 años por aquel entonces. Ella y su madre se tiraron toda la noche practicando y al día siguiente lo volvió a intentar. Al terminar la jornada, Jacobs dijo: «Vamos a dar a Danielle un aplauso, has hecho exactamente lo que te pedí. Gracias, y felicidades, ha estado maravilloso». Dice que no volvió a amenazarla, pero que ese incidente ya había marcado cómo sería su experiencia en la serie porque «cada semana intentas ganarte la aprobación de Michael». Señala que esa dinámica de poder no era «sana» porque al final el objetivo no era ser mejor, sino contentar a Michael Jacobs.

Fishel recibió el apoyo de sus compañeros de serie y podcast, además del invitado de esa semana, el director David Trainer, que llegó a decir que acabó «odiando» su trabajo en la serie: «Trabajé con Michael en muchas series. Esta historia es horrible. Tiene muchas cosas maravillosas, pero también muchas odiosas. Esta es una. Escuchar esto, ¿estás sudando? Estoy muy cabreado. Es suficiente para hacerme querer abandonar este podcast. No quiero estar asociado con nada de lo que esté ese tipo asociado. Así no se hacen las cosas. Me alegra que la serie fuese un éxito, pero es asqueroso. Todo el mundo que trabajaba con Michael entendía, implícitamente o explícitamente, que cada vez que Michael iba para un lado del barco, todo el mundo iba hacia el otro para evitar que se hundiera. El trabajo era, y por eso lo llegué a odiar, hacer tu trabajo pero también prevenir que nos hundiéramos».

‘Yo y el mundo’ tuvo una continuación años después, ‘Riley y el mundo’, centrada en la hija de Cory y Topanga. Danielle Fishel regresó junto con Ben Savage, y Michael Jacobs volvía a ser el creador. Estuvo en emisión entre 2014 y 2017.