Cuatro de cada cinco muertes relacionadas con el embarazo en Estados Unidos entre 2017 y 2019 podrían haberse evitado, indicaron este lunes los Centros para el Control de Enfermedades (CDC).

Su informe, con datos de esos años, apunta que el 21,6% de los fallecimientos vinculados con el embarazo tuvieron lugar durante la gestación, el 25,2% el día del parto o en la siguiente semana y el 53,3% entre los siete días y el año posterior.