Dado que el sistema de Alfa Centauro es el más cercano al nuestro, si allí existe vida, debería poder ser detectada más fácilmente que en planetas mucho más lejanos.

 

Teniendo en cuenta esto, la Universidad de Sídney en Australia ha firmado un contrato con EnduroSat, una importante empresa proveedora de microsatélites y de servicios espaciales, para explorar la cuestión de la vida más allá de la Tierra, empezando por sistema de Alfa Centauro, el sistema solar más cercano al nuestro.

 

Respaldado por el programa Breakthrough Initiatives de California (Estados Unidos), el proyecto ha recibido el nombre de TOLIMAN por el antiguo nombre árabe del conjunto de estrellas. Buscará planetas en la zona orbital habitable alrededor de dos estrellas similares al Sol del sistema, Alfa Centauro A y Alfa Centauro B, que se encuentran a poco más de cuatro años-luz de la Tierra. La zona orbital habitable es aquella en que el calor recibido de una estrella es el idóneo para que en la superficie de un planeta pueda existir agua en estado líquido. En la Tierra, la presencia de mares y otras masas de agua líquida resultó esencial para que la vida apareciera y prosperase.

 

El equipo de la misión está dirigido por el profesor Peter Tuthill de la Universidad de Sídney.

 

Se han descubierto miles de exoplanetas (planetas de fuera de nuestro sistema solar) pero están demasiado lejos como para que resulte viable enviarles una sonda espacial con tecnología actual o del futuro cercano. En cambio, sí resulta plausible enviar una sonda al sistema de Alfa Centauro. De aquí viene el interés por una búsqueda activa e intensa de planetas alrededor de las estrellas de Alfa Centauro.