ontaminado, una situación que provoca anualmente alrededor de 7 millones de muertes prematuras, 600.000 de las cuales corresponden a niños, advirtió el Secretario General de la ONU quien insta a actuar con decisión para solventar este problema y a evitar que esta cifra de fallecidos se duplique el año 2050.

En su mensaje por el Día Internacional del Aire Limpio por un Cielo Azul, António Guterres recordó que la contaminación de la atmósfera representa un “claro reflejo de las desigualdades mundiales”, ya que la mayoría de las muertes relacionadas con este fenómeno se producen en los países de ingresos bajos y medios, y en los barrios más pobres de las naciones más ricas.

“La pobreza obliga a las personas a vivir cerca de fuentes de contaminación, como fábricas y carreteras” y también provoca “que 3000 millones de personas sigan quemando combustibles sólidos o queroseno para cocinar y para la calefacción y el alumbrado”, destacó el titular de la ONU.

Asimismo, indicó que la polución no solo daña nuestra salud, sino que también contribuye a incrementar la crisis climática, aunque destacó que disponemos de soluciones para afrontar este desafío.