Valiéndose de un método innovador, unos científicos han conseguido superar por mucho el récord anterior de aceleración de protones mediante plasma por láser. Y, por vez primera, se han alcanzado energías que, hasta ahora, parecían exclusivas de máquinas mucho más grandes.

 

El logro es obra del equipo de Tim Ziegler y Karl Zeil, del Centro Helmholtz de Dresde-Rossendorf (HZDR) en Alemania.

 

La aceleración mediante plasma por láser abre interesantes perspectivas: en comparación con los aceleradores convencionales, los aceleradores mediante plasma por láser son muchísimo más pequeños y energéticamente más eficientes, porque, a diferencia de esos, utilizan láseres para acelerar las partículas.

 

El principio de funcionamiento consiste en disparar pulsos láser extremadamente cortos pero de alta intensidad sobre láminas muy finas. La luz calienta el material hasta tal punto que salen de él innumerables electrones mientras los núcleos atómicos permanecen en su sitio. Como los electrones tienen carga negativa y los núcleos atómicos positiva, se forma un fuerte campo eléctrico entre ellos durante un breve espacio de tiempo. Este campo puede catapultar un pulso de protones a través de unos pocos micrómetros a energías que requerirían distancias sustancialmente mayores si se emplease la tecnología de los