La NASA, en el marco de su programa NIAC (NASA’s Innovative Advanced Concepts) ha seleccionado seis proyectos innovadores, por ahora solo en fase de estudio, para otorgarles financiación adicional y permitir que se trabaje más en su desarrollo teórico. Los seis proyectos, que entran en la etapa denominada «fase 2», son los siguientes:

 

FLOAT (Flexible Levitation on a Track) sería una especie de sistema ferroviario de levitación magnética para transportar cargamento de manera fiable, autónoma y eficiente en la Luna. Este sistema ferroviario podría sustentar las operaciones diarias de una base lunar sostenible en la década de 2030. Ethan Schaler dirige FLOAT en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Estados Unidos.

 

El sistema FLOAT emplearía robots magnéticos sin motor capaces de levitar sobre una pista a modo de alfombra. La pista estaría hecha de un material flexible de tres capas. Una capa permitiría a los robots flotar pasivamente sobre la pista mediante levitación diamagnética. Otra capa generaría empuje electromagnético para propulsar los robots de forma controlable a lo largo de cada pista. Y una tercera capa poseería paneles solares de película delgada, generando energía al recibir luz solar. Los robots del sistema FLOAT no tendrían piezas móviles. Al levitar sobre la pista se minimizarían la abrasión y el desgaste ejercidos por el polvo lunar, que sí afectan a todo robot lunar que circule por la superficie con ruedas, patas o cadenas oruga.

 

Las pistas del sistema FLOAT se desenrollan directamente como largas alfombras sobre secciones razonablemente llanas de terreno lunar rico en regolito lunar. Así se evita tener que hacer obras, que en la Luna resultarían mucho más aparatosas y difíciles que la construcción de carreteras o la instalación de vías de tren en la Tierra.

 

Los robots FLOAT individuales podrán transportar cargas útiles de diferentes formas y tamaños, y un sistema FLOAT a gran escala será capaz de desplazar hasta 100.000 kilogramos de regolito u otra carga útil varios kilómetros al día.

 

FLOAT funcionará de forma autónoma en el polvoriento e inhóspito entorno lunar con una preparación mínima del emplazamiento, y su red de pistas podrá ampliarse y reconfigurarse con el paso del tiempo para adaptarse a los requisit