Unos ingenieros han ideado una nueva estrategia de diseño e impresión 3D con la que es posible fabricar robots en un solo paso, a diferencia de lo que ocurre con otras técnicas de impresión 3D para construir robots, que necesitan diversos pasos, sobre todo para la incorporación de componentes electrónicos complejos. Con la fabricación tradicional, son aún más los pasos requeridos.

 

La nueva técnica ya ha sido probada, fabricando robots diminutos que caminan, maniobran y saltan.

 

El avance ha permitido fabricar de una sola vez todos los sistemas mecánicos y electrónicos necesarios para el funcionamiento de un robot mediante un nuevo tipo de proceso de impresión en 3D de metamateriales. Una vez impreso en 3D, el «metabot» es capaz de propulsarse, moverse, detectar cosas en su entorno y tomar decisiones.

 

Los metamateriales impresos constan de una red interna de elementos sensoriales, móviles y estructurales y pueden desplazarse por sí mismos siguiendo órdenes programadas. Con la red interna de movimiento y detección ya instalada, el único componente externo necesario es una pequeña batería para alimentar el robot.

 

El logro es obra del equipo de Xiaoyu (Rayne) Zheng, de la Escuela Samueli de Ingeniería, perteneciente a la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) de Estados Unidos.

 

El equipo ha demostrado la integración con una batería ubicada en el propio robot y un controlador para lograr el funcionamiento totalmente autónomo de los robots impresos en 3D, cada uno del tamaño de una uña.