El ex ministro de Turismo lleva más de dos años sin abrir la boca, con un silencio tan pronunciado que llama poderosamente la atención. Francisco Javier García es listo, muy listo, y si está callado es por algo. No duden que FJG no da puntada sin hilo.

El que fuera por 12 años máximo responsable de la industria más exitosa de RD parece que estuviera oteando el horizonte, con la paciencia del experto cazador que espera tener la pieza en el punto de mira para efectuar el disparo.

Francisco Javier no ha concedido entrevistas, no ha hecho ninguna declaración y, por lo que tenemos entendido, no ha ordenado a los suyos que discrepen sobre la gestión de su sucesor en el Mitur.

Entre otras razones porque hay poca materia con la que discrepar con un David Collado que cuenta con el apoyo de los hoteleros y al que las cifras turísticas le son muy favorables. Pero en política las circunstancias cambian de un día para otro.

Un político tan hábil y experimentado como el ex ministro, con mucho poder en el consejo del PLD esperará para dar el paso en función de lo que acontezca en el seno interno del PRM para las próximas elecciones o las siguientes.

De todas formas, y con independencia de su estrategia, que la tendrá porque es un «animal político», su enmudecimiento no pasa desapercibido a los observadores de la actualidad política dominicana. Es el suyo un silencio ruidoso.