Con motivo del Día Mundial de la Parálisis Cerebral, que se conmemora el 6 de octubre, la Fundación Nido para Ángeles anunció una variedad de actividades para el involucramiento de diversos públicos, bajo el eslogan “Nada nos detiene”.

La institución especializada en la atención a niños, niñas y jóvenes con parálisis cerebral continúa promoviendo la inclusión de esta población.

Durante una visita a Listín Diario junto a su fundadora, Mónika Despradel, los colaboradores de la fundación Marx Caba y Rocío Melo, además de María Catalina Valdés y Dominga Brito, madres de Reyshell Feliz y José Enrique Pula, respectivamente, compartieron sus testimonios de vida desde su ingreso a la fundación.

Caba, de 26 años, recuerda que ingresó a la fundación en el mismo año en que fue creada y que desde el 2016 forma parte del equipo de trabajo como mensajero interno.

Melo es maestra, graduada cum laude de la Universidad del Caribe. Con 37 años de edad, y formando parte de la institución sin fines de lucro desde el 2009, es parte del cuerpo docente de la fundación, que también funciona como centro educativo. Además es autora del libro “Mi problema, autobiografía”, donde cuenta su historia y cómo ha superado las barreras que por su capacidad distinta enfrenta.

Valdés, madre de Reyshell, de cinco años, comenta que nunca cuestionó a Dios el porqué de su situación, sino que trata día tras día de buscar el propósito de vida de su hija. Madre también de una pre-adolescente de 12 años, cuenta que su hija mayor los primeros años de vida de Reyshell sintió un poco de celos y reclamaba atención a sus padres. Ya más adelante, se sentaron a hablar y explicarles la condición y la niña mayor entendió. Hoy la describe como una persona noble y gran cuidadora y protectora de su pequeña.

Brito, madre de José Enrique, de cinco años, comparte que es madre de otras tres hijas de 18, 16 y 14 años. Vivió una situación parecida a Valdés, pues sus hijas sentían celos del nuevo bebé, que requería de una atención distinta. Comenta que el niño es muy ocurrente y que las personas se encariñan con él desde que lo conocen, y pudimos comprobarlo cuando nos robó el corazón a todos en la redacción durante la visita.

Despradel expresó que el propósito de la fundación va más allá de simplemente incluir a las personas con parálisis cerebral. “La inclusión no es incluir, es darle lo que necesitan”, dijo.

Es por ello que, además de las terapias necesarias para su avance, les ofrecen distintos programas educativos que van dirigidos a todos desde meses hasta los 18 años, divididos en Estimulación Oportuna y Eduación Especial.

La Fundación Nido Para Ángeles es una institución sin fines de lucro fundada el 11 de diciembre del año 2007, cuyo propósito es contribuir al bienestar, independencia y autonomía de niños, niñas y jóvenes con parálisis cerebral. A través del Programa de Atención Integral y Programa de Acción Solidaria mejoran la calidad de vida de los usuarios y la de sus familias. En la actualidad,