Las fuerzas rusas lanzaron antes del amanecer del miércoles más de 50 misiles y drones explosivos contra la red eléctrica ucraniana, en una operación contra una amplia zona que el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, describió como un ataque “masivo” el día en el que el país conmemora la derrota del nazismo en la II Guerra Mundial.

El bombardeo golpeó objetivos en siete regiones ucranianas, incluidas la zona de Kiev y partes del sur y el oeste, y causó daños en viviendas y la red ferroviaria del país, según las autoridades. Tres personas, incluida una niña de ocho años, resultaron heridas, según las autoridades.