Las autoridades en la ciudad de Solingen, al oeste de Alemania, hallaron muertos, este jueves, en una casa a cinco menores que presuntamente fueron asesinados por su madre.

La abuela de los pequeños alertó a la Policía de la confusa escena, según medios locales.

La progenitora, identificada como Christiane K. de 27 años, permanece detenida como principal sospechosa en el caso.

La policía en Wuppertal mantiene vigilancia especial a la mujer en vista de que intentó suicidarse. La sospechosa tuvo que ser sometida a tratamiento médico y no ha podido declarar su versión de los hechos.

El reporte de la BBC que cita a un agente indica que “estamos asumiendo que se cometió un crimen. Por el momento, suponemos que la responsable fue la madre de 27 años. Cómo y por qué sucedió, no podemos decirlo”.

SelectNews91 destacó que un hijo de la mujer logró sobrevivir ya que ésta se lo llevó a la estación del tren de Dusseldorf donde se arrojó a las vías. Sin embargo, la mujer habría dejado a bordo al menor quien continuó viajando hasta la casa de su abuela en Monchengladbach.

El medio Pledge Times informó que los agentes y personal de rescate que acudieron al apartamento salieron llorando porque “estaba claro que algo malo había pasado”.

Las víctimas fatales son tres niñas de 1, 2 y 3 años; y dos niños, de 8 y 6. El menor que sobrevivió tiene 11.

Marcel Maierhofer, jefe del departamento de homicidios de la policía de Wuppertal, precisó que las autopsias arrojaron claras evidencias de asfixia y sedación contra cada uno de los pequeños.

Los investigadores intentan establecer comunicación con el padre de las víctimas, pero sobre ese trámite no se tienen más detalles.