SAN CRISTOBAL:- La Procuradora Fiscal adjunto licenciada Fanny Garabitos, nativa del Municipio de Los Cacaos ha tenido que recurrir a su pequeña biblioteca jurídica y al asesoramientos de la fiscal titular para hacer una defensa ajustada a las investigaciones que realizo junto a oficiales de Investigación de la Policía Nacional, del asesinato y sepulcro de José Lorenzo de Los Santos (Mello), de 46 años.

El expediente acusatorio contra los imputados, Paul Alberto Nuñez y de Luis  Alfredo Ledesma, ambos ingresados del Instituto Politécnico Loyola, posee 21 paginas, entre ellas la documentación presentada por la agencia telefónica, que confirma el número de llamadas realiza por los imputados a la víctima, con fecha y horas, que aportaron los indicio a los oficiales investigadores para aclarar el horrendo crimen.

Este sábado la jueza interina licenciada Ana Iris aplazo la audiencia de medidas de coerción contra los supuestos homicidas, que también sepultaron el cadáver hace más de 40 días, en una finca abandonada en el sector de La Sabana de Hatillo.

La audiencia fue aplazada porque los abogados de los imputados no habrían estudiado el expediente y porque los parientes de la víctima no asistieron.

La barra de la defensa de los acusados de la muerte y sepultura de José Lorenzo de Los Santos (Mello), de 46 años, es el ex procurador fiscal adjunto doctor Cesar Darío Nina, quien es uno de los juristas más destacados en criminología.

Criminología.  “Ciencia del Derecho penal que tiene por objeto estudiar el delito, el delincuente, la víctima y el control social del comportamiento delictivo. .

Además estudia científicamente las conductas delictivas, constituyendo una de las ciencias auxiliares más importantes del Derecho penal”.

En la mañana de este sábado también se presentó al Palacio de Justicia el licenciado Domingo Rojas Pereyra hijo del extinto doctor Domingo Porfirio Roja Nina, quien es un Alto Comisionado de Los Derechos Humanos, quien junto al abogado de la Defensa de los acusados son parientes del padre de Paul Alberto Nuñez.

Los supuestos ejecutores del crimen cometieron el gran error de tomar el teléfono celular de la víctima y venderlo a un hombre que ahora será testigo del ministerio público, en el juicio o los juicios que se llevaran en el futuro.

QUIEN FUE (EL Mello).

José Lorenzo de los Santos, de 46 años, es gemelos de su oro hermano que se también se confunde con el mismo rostro.

“El Mello”, fue una figura ampliamente conocido en el Municipio de Cambita Garabitos y otras provincias del país, ya que promotor de un reconocido y respetable bachatero.

Según los interrogarios de los oficiales policiales y fiscales adjuntos la victima supuestamente mantuvo respuesta de burla cuando los imputados se comunicaban por teléfonos para que este le devolviera la suma de 80 mil pesos, que entrego para los fines de una candidatura de concejal por el Parido príncipe Karim, el cual Mello, fue candidato de alcalde.

Esta acción arropo de Odios a los imputados y planificaron el hecho de sangre, utilizando una toalla con armónico y una soga de nailon, para cegarle la vida y luego sepultarlo en una excavación de menos de seis pies, en unos predios que fueron propiedad del padre de Paul Alberto Nuñez.

Paul Alberto Nuñez, hasta el momento de los hechos fue empleado de una cervecería, donde se ganó el aprecio y la confianza y fue enviado a varios países, y tenía viaje organizado un viaje a Chile, para adquirir nuevos entrenamientos.

Luis  Alfredo Ledesma y Paul Roberto Nuñez, son ingresados de Instituto Politécnico Loyola, se graduaron con muy buena calificación según los informe obtenidos en el centro de estudio.

Paul Alberto Nuñez es casado y tiene dos niños, acostumbraba estar antes de la 9 de la noche en su residencia y mantenía buena relaciones con la vecinda de Los Americanos, sector que llevaba varios años.

Su madre residente en Los Estados Unidos, gestionaba los estatutos para su residencia en esa urbe.

Este crimen solo se puede comparar con uno cometido hace más de 40 años, a solo un kilómetro de donde ocurrió el asesinato y sepultura del Mello, cuando varios asesinaron al abogados Manuel Castillo Corporán, en la antigua carretera que conducía a la comunidad de Hatillo.