El Ayuntamiento de Barcelona crea la ‘Nit del Drac’ e invita a autores extranjeros para reforzar el contenido cultural de la Diada

Si el solsticio de verano tiene su verbena, Sant Joan, ¿por qué no Sant Jordi, el solsticio del mundo del libro, no tiene la suya? Obligado moralmente ahora que Barcelona es Ciudad de la Literatura de la Unesco desde diciembre de 2015, el Ayuntamiento ha decidido pasar de gestionar el espacio público esos días concediendo las licencias para los tenderetes de libros y rosas a “darle un contenido, mostrarse más activo”, fija Jaume Collboni, responsable del área de Cultura. Fruto de ello, y con la voluntad de institucionalizarlo, el consistorio organizará el día antes de la Diada el espectáculo Nit del Drac en la plaza Comercial del Born, mientras tres días antes ya calentará el ambiente literario invitando a autores extranjeros como Teju Cole, Siri Hustvedt, Petros Márkaris y Lionel Shriver a conversar con colegas locales. Yasmina Reza será la encargada del tradicional pregón.

Las efemérides de personajes literarios del año serán el hilo conductor de la Nit del Drac, espectáculo que, bajo la dirección del creador teatral Joan Ollé, recordará durante 90 minutos la vida y la obra de Josep Palau i Fabre, Joan Fuster, los Bertrana (Prudenci y Aurora), Màrius Torres, Carles Soldevila y Josep Vicenç Foix. “Para cada escritor hemos buscado un padrino, que lo glosará durante tres minutos, serán personajes de letras presentados por colegas”, enmarca Ollé. Entre las parejas, Isabel-Clara Simó introducirá a Fuster; Gloria Granell, a los Bertrana, Hermann Bonnín a Palau y Fabre o Javier Cercas y el payaso Tortell Poltrona (trabajó en la pastelería del poeta) a Foix. Versiones musicales de las obras de los homenajeados salpimentarán un espectáculo que también recordará los centenarios del humorista Joan Capri o el del TBO. “Por eso Jaume Sisa nos cantará Yo quiero un TBO”, apuntá Ollé, que espera que parte del público asistente al acto (gratuito) “se enamore de algunos fragmentos y, al día siguiente, compre el libro entero”.

Amén de que se interesen por las obras de los escritores participantes, los Diàlegs de Sant Jordi que lanza el consistorio con las bibliotecas municipales también buscan ofrecer puntos de vista sobre temas socioculturales en estos tiempos convulsos. El CCCB y el Disseny Hub Barcelona (“queremos darlo a conocer más; alberga, por ejemplo, una biblioteca que recibe a 135.000 personas”, cifra el gerente de estas infraestructuras municipales, Ramon Bosch) y el edificio del Mobile Word Centre serán los escenarios que, del 20 al 22 de abril, albergarán las charlas. Enrique Vila-Matas y el norteamericano de origen nigeriano Cole abrirán fuego (día 20, en el CCCB) analizando su particularmente heterodoxa producción, mientras que el griego Márkaris y Francesc Serés complementarán su voz y su mirada de frontera (día 21, DHUB). En el mismo escenario, un par de horas después, la norteamericana Shriver hablará saltándose la corrección política, como hace en su obra, con la no menos iconoclasta Empar Moliner. Rematará la maratón discursiva (21 horas), la también norteamericana Hustvedt con la periodista y escritora peruana Gabriela Wiener: relaciones familiares, identidad de género y mirada sobre el arte contemporáneo serán sus temas de conversación.

Para no olvidar las tradiciones, el día previo a Sant Jordi, el Mobile World Centre acogerá el acto organizado por la revista Librújula, que, tras una introducción poética de Carlos Zanón, reunirá a Sara Mesa y Max Basora, dos voces emergentes de las letras castellana y catalana. Todo habrá empezado el jueves con el tradicional pregón en el Saló de Cent del Consistorio: adelantado el horario por lo de la conciliación (18 horas), la escritora y dramaturga francesa Reza charlará con el director del Teatre Nacional de Catalunya, Xavier Albertí.

“Teníamos la sensación de que había cierto vacío de programación cultural alrededor de la diada de Sant Jordi”, resume Collboni , que el Ayuntamiento ha querido paliar con esta programación, para la que ha destinado 119.400 euros. La declaración de día laborable para el comercio de la ciudad (la jornada cae este año en domingo) también ayudará. El entusiasmo popular, como en cada edición, hará el resto.