Durante su carrera en Grandes Ligas, el dominicano Robinson Canó ganó prácticamente todo. Pero hay un premio en particular que, de conseguirlo, sería para él muy gratificante a esta altura de su carrera.

Tiene un título de Serie Mundial, ocho veces seleccionado al Juego de Estrellas siendo una vez el Jugador Más Valioso de ese partido, ganador de cinco Bates de Plata, dos Guantes de Oro y campeonato de un Derby de Jonrones, pero si logra ganar el MVP de la Serie del Caribe, para Canó eso significaría más que un premio.

“Realmente sería un privilegio, pero también una bendición, nadie sabe si este quizás sería el último, ya que no sé qué me espera en el futuro, Dios es que sabe, y falta mucho para jugar invierno”, sostuvo Canó.

Por su buena actuación en la presente edición de la Serie del Caribe, Canó fue seleccionado junto a otros dos peloteros del equipo dominicano como miembro del Todos Estrellas del torneo, y tras saberlo, no pudo ocultar su alegría.

“Es imposible que uno no se emocione cuando pasan cosas como esas, mucha gente me dice que no debería sorprenderme por el hecho de que ya he ganado muchísimos prem