El regidor del municipio San Víctor en la provincia Espaillat, Oriol Santos, pidió una licencia en el concejo de regidores de la demarcación y en el Partido Revolucionario Moderno (PRM), para aclarar las acusaciones en su contra.

Esto después que circulara un audiovisual en las redes sociales donde el regidor recibe  20,000 pesos por parte de un presunto empresario.

Santos habló a través de un video que difundió por redes sociales, en el que indica que por respeto a sus colegas regidores y a su partido, pide la licencia para responder a la acusación que en su contra formuló el señor Cristóbal Sánchez Taveras, de quien recibió la suma de dinero que asegura fue de 20,000 pesos, aunque Sánchez dijo que le exigía 100,000 pesos.

Este mismo sábado, el secretario de Asuntos Municipales del PRM, Kelvin Cruz, informó que el partido suspendió a Santos y abrió una investigación para determinar la realidad de la denuncia. Advirtió que el edil podría ser expulsado de la organización se demuestran los hechos que se les imputan.

Santos fue citado por el Ministerio Público que el martes lo interrogará sobre el asunto.

El fiscal a cargo del caso, Luis Alberto Fernández, dijo ayer que si hay indicios de corrupción en la denuncia, el caso será remitido a la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), a la cual remitirá el informe que se está elaborando sobre el mismo.