Los jueces de las tres salas de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, fueron recusados por lo que el expediente del fraude inmobiliario en Baní, Costa Dorada, de la empresa Hilari Mayor, que involucra más de 6 millones de metros cuadrados costeros, se encuentra en un limbo jurídico sin que las autoridades judiciales resuelvan esa situación.

Según indica una nota de prensa, los jueces recusados son Julio Cesar Canó Alfau, juez presidente de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional; Doris Pujols Ortiz, jueza presidenta de la tercera sala.