El sindicato de la Policía de Kenosha (Wisconsin, EE.UU.) ofreció su propia versión de la agresión contra el afroamericano Jacob Blake y aseguró que el hombre iba armado con un cuchillo y “luchó con fuerza” contra los agentes, informaron este sábado medios locales.

Blake, quien el pasado domingo resultó herido tras recibir siete disparos en la espalda, supuestamente se resistió cuando los agentes trataron de arrestarle y llegó a hacer una llave a uno de los policías, de acuerdo al relato del sindicato, que afirmó que su recolección de los hechos es “real e indiscutible”.