Una especie de pterosaurio, desconocida hasta ahora, ha sido descubierta a partir de restos fósiles encontrados en la isla de of Skye, en Escocia.

 

La investigación que ha culminado con el hallazgo la han realizado expertos del Museo de Historia Natural de Londres (NHM) y las universidades de Bristol, Leicester y Liverpool, en el Reino Unido las cuatro entidades.

 

El nuevo pterosaurio forma parte del clado Darwinoptera de los pterosaurios. Su descubrimiento demuestra que el clado era considerablemente más diverso de lo que se creía, y que persistió durante más de 25 millones de años, desde finales del Jurásico temprano hasta el Jurásico tardío. Durante este periodo, las especies del clado se extendieron por todo el mundo.

 

La rareza de los fósiles de pterosaurios del Jurásico Medio y su carácter incompleto han dificultado hasta ahora los intentos de reconstruir la evolución de los primeros pterosaurios. Este descubrimiento demuestra que todos los clados principales de pterosaurios del Jurásico surgieron en la historia de la evolución mucho antes de lo que se pensaba. El descubrimiento también demuestra que los pterosaurios persistieron hasta el tramo más reciente del Jurásico, junto con los aviales, los dinosaurios que dieron lugar a los pájaros modernos.

 

Los restos fósiles examinados consisten en un esqueleto parcial de un solo individuo, que incluye partes de los hombros, las alas, las patas y la columna vertebral. Muchos de los huesos permanecen completamente incrustados en la roca y solo pueden estudiarse mediante escaneos de tomografía computerizada.

 

El equipo de Paul Barrett (Museo de Historia Natural) y Liz Martin-Silverstone (Universidad de Bristol) le ha dado a la nueva especie el nombre de Ceoptera evansae.