Megan Fox pidió a sus seguidores ayuda económica para su manicurista (Brittany Boyce), quien necesitaba pagar unos 30 mil dólares de gastos médicos por su padre enfermo de un cáncer.

La reacción en las redes sociales fue despiadada, cuestionando cómo es posible que pida colaboración cuando ella puede con esos gastos, pues su fortuna se calcula en casi 9 millones de dólares.

Ante el vendaval de críticas, la protagonista de «Transformers» no se quedó callada y la enfiló contra «los haters».

«Hey, raritos. ¿Alguno de ustedes tiene la inteligencia emocional para considerar que a lo mejor Brit (la manicurista) no quiere que sus clientes famosos donen grandes cantidades de dinero porque eso crea una dinámica en sus relaciones de trabajo que le hacen sentir incómoda?», les preguntaba Megan Fox, visiblemente molesta, a sus seguidores.