Las más de 450,000 deportaciones que se realizaron entre 2008 y 2014 a través del programa Comunidades Seguras (S-Comm) de la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) no hicieron que los vecindarios o las ciudades tuvieran menos índices de criminalidad, establece un análisis académico publicado este viernes por EconoFact.

El programa S-Comm establece un acuerdo con los departamentos de policía de las ciudades para que informen a ICE de toda persona que sea detenida para verificar su estatus migratorio, identificar a los inmigrantes que hayan cometido delitos graves y deportarlos.

El análisis de EconoFact, titulado “¿Deportar inmigrantes reduce el crimen? Evidencia de comunidades seguras“, fue elaborado por una red de académicos y economistas que concluyeron:

“En general, nuestro análisis del despliegue e implementación de Comunidades Seguras entre 2008 y 2014 sugiere que no existe un respaldo empírico de que las deportaciones de inmigrantes reduzcan los delitos graves y hagan que las comunidades sean más seguras”.

La colaboración oficial entre policías locales y agentes de inmigración inició en 2008, poco antes de que Barack Obama asumiera la presidencia, y se planteó como una medida de seguridad al sacar del país a delincuentes peligrosos.

Sin embargo, del casi medio millón de inmigrantes que fueron deportados en esos seis años de S-Comm, la mitad de ellos no tenía récord criminal o fueron detenidos por delitos menores, como infracciones de tráfico o por vender elotes en la calle.

Para el año 2013 más de 3,000 departamentos de policía, en los 50 estados y en Washington DC, participaban en el programa de ICE, lo que generó que las detenciones de inmigrantes, que en su mayoría ocurrían en los estados fronterizos con México, se extendieran por todo el país.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) del que depende ICE decidió suspender el programa en 2014, pero al quinto día de su mandato el presidente Donald Trump lo reinstauró, aunque muchas ciudades y estados del país han terminado tal colaboración.

Desde el 2008 y hasta el mes de abril de 2019, eran casi 687,000 las deportaciones bajo el programa de Comunidades Seguras, de acuerdo con TRAC, un proyecto de la Universidad de Syracuse que registra y analiza las cifras de inmigración que recaba del gobierno.