El padre tiene un importante rol en la crianza de los hijos, de tal modo que, según la psicóloga infanto-juvenil Arisleydi Sánchez, su ausencia física y emocional produce una experiencia de abandono que el menor podría trasladar en el futuro a sus propios hijos o a sus relaciones de pareja.

Por eso, aseguró, una mujer puede ser una excelente madre, pero no puede ser mamá y papá a la vez.

Aunque algunos asumen la ausencia del padre como algo normal que no tiene por qué afectar el desarrollo emocional del niño, la psicóloga aclaró que los pequeños necesitan la validación, aceptación y constancia de ambos progenitores para crecer sanos desde el punto de vista afectivo.

“La figura paterna debe estar disponible para el hijo, y es un derecho del niño”, señaló Sánchez, entrevistada por el psicólogo clínico y periodista Ricardo Pichardo.