Una de las obras más leídas de Gabriel Garcia Márquez es “El Coronel no tiene quien le escriba”. Otra menos famosa pero que deja también buen mensaje es “El General en su Laberinto”. Nada más parecido a los últimos hechos noticiosos acontecidos en los últimos dos meses en las provincias de San y Bani.

En su laberinto, el general sorprende en su buena fe muchos medios de comunicación, filtrando una falsa noticia que fue desmontada por la propia jefatura de la Policía Nacional, a través de dirección de Relaciones Publicas.

Más tarde se produjeron disculpas públicas y privadas con el coronel que encontró quien le escribiera, más a favor que en contra, no por su linda cara, sino por su trayectoria impoluta e intachable.

El primer “ramplimaso” vino de uno de los periodistas más preparados y documentados que tiene este país, nos referimos a Guillermo Tejeda.

“La Jefatura de la Policía Nacional ha puesto en su su sitio hoy la “la fuente” que en un ejercicio de mediocridad y odio trató de lanzar lodo contra la gestión del coronel Oscar Tejeda Báez, el canal utilizado para la trasformación de esta institución en San Cristóbal. La mentira tiene patas cortas, cuando se cabalga por el camino correcto se lanzan piedras pero la verdad es el mejor escudo “.

Oscar Tejeda Báez es hijo de un hogar cristiano con más de 7 décadas de unión matrimonial, doña Migdalia Báez y don Juan Antonio Tejeda.

Tejeda lleva 25 años en la institución del Orden Público y nunca su uniforme se ha manchado de sangre, tiene una hoja limpia, el que lo dude que revise su historial. Ahí están los archivos y de paso revisen los del general en su laberinto.

Es por esta y mil razones que la Cámara de Comercio que preside Emmanuel Dionicio y otros sectores sensatos salieron de defensa de la gestión por 20 meses llevo a cabo en el Departamento de San Cristóbal logrando reducir a su mínima expresión la delincuencia.