En el último año, los cierres y otras medidas de seguridad debido a la COVID-19 han hecho que las compras en línea sean más populares que nunca, pero la creciente demanda está obligando a muchos minoristas a luchar por cumplir con los pedidos mientras garantizan al mismo tiempo la seguridad de sus empleados en el almacén.

 

Investigadores de la Universidad de California, Berkeley, han creado un nuevo software de inteligencia artificial que proporciona a los robots la velocidad y la habilidad de agarrar y mover objetos sin problemas, haciendo factible que pronto puedan ayudar a los humanos en los almacenes. La tecnología se describió en un artículo publicado en la revista Science Robotics.

 

La automatización de las tareas de almacén puede ser un desafío porque muchas acciones que son naturales para los humanos – como decidir dónde y cómo recoger diferentes tipos de objetos y luego coordinar los movimientos de hombros, brazos y muñecas necesarios para mover cada objeto de un lugar a otro – son en realidad bastante difíciles para los robots. El movimiento robótico también tiende a ser brusco, lo que puede aumentar el riesgo de dañar tanto los productos como los robots.

 

«Los almacenes siguen estando operados principalmente por humanos, porque todavía es muy difícil para los robots agarrar de manera fiable muchos objetos diferentes», dijo Ken Goldberg, de la UC Berkeley y autor principal del estudio. «En una línea de ensamblaje de automóviles, el mismo movimiento se repite una y otra vez, para que pueda ser automatizado. Pero en un almacén, cada pedido es diferente».

 

En trabajos anteriores, Goldberg y el investigador postdoctoral de la UC Berkeley, Jeffrey Ichnowski, crearon un planificador de movimiento optimizado para el agarre, que podía calcular cómo un robot debía recoger un objeto y cómo debía moverse para transferir el objeto de un lugar a otro.