O.- La culminación del asueto que dio la Semana Santa despeja por completo el camino hacia las elecciones presidenciales y congresuales que la República Dominicana deberá celebrar el 19 de mayo venidero, en una “recta” sin curvas ni paradas para que los partidos políticos y sus candidatos terminen de acoplar sus estructuras y estrategias de campaña, en esa lucha tenaz por la conquista del poder político.