Un estudio internacional, del que tomaron parte investigadores de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC) en Argentina, revela que a nivel global, en cuanto a su distribución, su abundancia y su riqueza, las lombrices responden fuertemente a parámetros climáticos, particularmente la temperatura y las precipitaciones. E infieren, por lo tanto, que si ocurre una crisis climática, esta va a afectar a las lombrices.

 

Entre los factores reguladores de las comunidades de lombrices, se confirmó que las precipitaciones son fundamentales. Que haya buena humedad es esencial. En donde hay climas templados se encontró la mayor diversidad y abundancia de lombrices. Como los otros organismos del suelo, las lombrices son un componente determinante de los ecosistemas terrestres. Cumplen un papel fundamental en el desarrollo y el sostenimiento de las funciones del suelo.

 

“El fuerte vínculo entre las variables climáticas y las métricas de la comunidad de lombrices de tierra es motivo de preocupación, ya que el clima continuará cambiando debido a las actividades antropogénicas (el impacto humano sobre el medioambiente) en las próximas décadas”, indica el informe.

 

Interesados en la oscura vida de las profundidades de la tierra, científicos de todas partes del mundo hicieron una base de datos global con información sobre las lombrices, en cuanto a diversidad y abundancia. Y también de tipo ambiental, climático y de tipo de suelo. Aunque parecen todas iguales, entre las lombrices hay más de una diferencia que permite clasificarlas en numerosas especies, que a la vez pertenecen a distintas familias. Cada una de ellas tiene una función y cumple un rol ecológico particular en el ecosistema. Ese submundo que pasa casi inadvertido para la mayoría de los humanos, fue analizado a gran escala.

 

El doctor José Camilo Bedano y la doctora Anahí Domínguez, investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina y docentes de los departamentos de Geología y Ciencias Naturales de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNRC, participaron de este estudio que incluyó 6.928 sitios de 57 países. Es una indagación mundial acerca de la diversidad, la distribución y las amenazas que afectan a las comunidades de lombrices, para predecir patrones de biomasa, abundancia y diversidad de estos invertebrados.

 

“Se encontró que, a escala global, las variables climáticas son más importantes en la conformación de las comunidades de lombrices que las propiedades del suelo o del hábitat. Estos hallazgos sugieren que el cambio climático puede tener serias repercusiones para las comunidades de lombrices y las funciones que cumplen”, es la conclusión de esta investigación sin precedentes sobre la distribución de lombrices de tierra en suelos de todas partes del mundo.

 

El trabajo tomó en consideración seis temas centrales: suelo, precipitación, temperatura, retención de agua, hábitat y elevación. Y sus resultados acaban de ser publicados en la revista Science, órgano de expresión de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, donde puntualizan: “Las lombrices son consideradas ingenieras de ecosistemas en muchos hábitats y también proveen una variedad de funciones y servicios vitales de ecosistemas. La provisión de funciones ecosistémicas por parte de las lombrices depende de la abundancia, la biomasa y del grupo ecológico de la especie de lombriz. Consecuentemente, entender los modelos globales en la métrica de la comunidad para lombrices es crítico para predecir cómo los cambios en sus comunidades pueden alterar el funcionamiento del ecosistema”.

 

“Nuestros hallazgos resaltan aún más que los cambios en la temperatura y las precipitaciones pueden influir en la diversidad de las lombrices de tierra y las distribuciones, con implicaciones para las funciones que proporcionan. Los cambios en las distribuciones pueden ser particularmente problemáticos en el caso de las lombrices invasoras, como en áreas de América del Norte, donde pueden cambiar considerablemente el ecosistema. Sin embargo, un cambio en el clima probablemente afectará la abundancia y la biomasa de las comunidades de lombrices de tierra antes de que afecte la diversidad, ya que los cambios en estas dependen de las capacidades de dispersión, que son relativamente bajas en lombrices de tierra”, afirman.

 

“Los descubrimientos sugieren que el cambio climático podría tener efectos sustanciales en las comunidades de lombrices de tierra y el funcionamiento de los ecosistemas; es probable que cualquier alteración inducida por el cambio climático en las comunidades de lombrices de tierra tenga efectos en cascada sobre otras especies en estos ecosistemas”, advierten.