Lograr clasificar y diagnosticar temprano los diferentes tipos de cáncer vinculados a la sangre es uno de los grandes retos que tienen los especialistas de la oncohematología, siendo  esta una de las patologías que actualmente más aqueja  a la región.

En República Dominicana, sse estima que cada año se detectan más de 612 casos nuevos de leucemia, 352 de linfoma no Hodgkin y 203 de mieloma múltiple.

El tema fue expuesto por diferentes especialistas de la hematología y oncología, entre ellos la doctora Ondina Espinal, presidenta de la Sociedad Dominicana de Hematología Internista, reunidos recientemente en el congreso científico realizado en el país, que reunió a expertos nacionales y extranjeros, realizado por Johnson & Johnson.

Destacaron que bajo las clasificaciones de leucemia, linfoma y mieloma, las enfermedades hematológicas representan importantes retos para los profesionales de la salud, especialmente si se tiene en cuenta que existen más de 100 subtipos, como la leucemia linfocítica crónica que es el tipo de malignidad hematológica más común en adultos y el mieloma múltiple, una de las variantes con mayor grado de complejidad.

Silencio en etapa primaria
Explicaron que el cáncer de sangre comienza en el tejido que forma la sangre, como la médula óse o en las células del sistema inmunitario y que, según su origen, puede variar el nivel de riesgo, así como sus características, pero que  muchos tipos de cáncer de la sangre suelen ser silenciosos en las etapas tempranas.

De ejemplo, pusieron el caso del mieloma múltiple, cuya tasa de mortalidad e incidencia puede llegar hasta un 64%, proporción que está estrechamente relacionada con la incidencia de mieloma, el índice de calidad y acceso a la atención médica, el empoderamiento del paciente, el acceso a medicamentos contra el cáncer y los gastos en atención médica.

La doctora Espinal señaló que en República Dominicana el panorama de las malignidades hematológicas demuestra que aún queda mucho por hacer y que se estima que cada año se detectan más de 612 casos nuevos de leucemia, 352 de linfoma no Hodgkin y 203 de mieloma múltiple.

Una alta incidencia
En la actividad, la doctora Dorotea Fantl, médica Hematóloga y vicepresidente del Grupo de Estudio Latinoamericano de Mieloma Múltiple,  recordó que de acuerdo a la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud, durante 2020, más de 19 millones de personas en el mundo desarrollaron algún tipo de cáncer. De esta cifra, el 7,6% corresponde a América Latina y el Caribe, representando 1.420.000 nuevos casos.

Dijo que esa complejidad y heterogeneidad de la enfermedad, en muchos casos dificulta el diagnóstico, el cual a su vez necesita de un manejo multidisciplinario integrado por médicos hematólogos y otros especialistas dependiendo de la enfermedad para tener mejores resultados en el tratamiento.

La especialista destacó que uno de los principales retos alrededor del cáncer de la sangre es el diagnóstico oportuno, pues estos suelen detectarse en etapas avanzadas de la enfermedad, limitando el campo de acción a la hora de brindar un tratamiento.

En el congreso, en el que participaron unos 100 especialistas, asistieron destacados estudiosos de las enfermedades hematológicas de diferentes países.

Glóbulos blancos
En las personas que tienen leucemia, la médula ósea produce una cantidad excesiva de glóbulos blancos anormales que no funcionan correctamente. El tratamiento para la leucemia puede ser complejo, según el tipo de leucemia y otros factores. Pero existen estrategias y recursos que pueden ayudar a hacer que el tratamiento sea exitoso.

Sistema linfático
La leucemia es el cáncer de los tejidos que forman la sangre en el organismo, incluso la médula ósea y el sistema linfático.

Existen muchos tipos de leucemia. Algunas formas de leucemia son más frecuentes en niños. Otras tienen lugar, principalmente, en adultos.

La leucemia, por lo general, involucra a los glóbulos blancos.

Poder de combate
Los glóbulos blancos son poderosos combatientes de infecciones; por lo general, crecen y se dividen de manera organizada, a medida que el cuerpo los necesita. Pero en las personas que tienen leucemia, la médula ósea produce una cantidad excesiva de glóbulos blancos anormales que no funcionan correctamente. El tratamiento para la leucemia puede ser complejo, según el tipo de leucemia y según otros factores.