Adquirientes de viviendas del país plantean que, dentro de las negociaciones del sector vivienda, el Gobierno y el sector privado, se logren mayores facilidades para destrabar un poco el costo del inicial de valor de una casa económica financiada.

Si bien dentro del actual programa que se ejecuta con los constructores se toma en cuenta el ingreso individual o en pareja para solicitar una hipoteca, uno de los reclamos tiene que ver con el peso del inicial en los ingresos familiares, contrario a como se aplica en otras naciones donde hay iniciales de hasta un 10 % y 12 %, pero esto no les significa un problema porque los salarios guardan una mayor proporción con ese gasto.