La construcción de un sistema de teleférico al interior de Los Alcarrizos, la ampliación de la línea 1 y 2 del Metro y el inicio de la línea 3, que llegará hasta el Aeropuerto Internacional de Las Américas José Francisco Peña Gómez,  forman parte de un ambicioso proyecto anunciado ayer por el presidente Luis Abinader durante un recorrido a través de esos sistemas de transporte.

A estas propuestas se agrega la evaluación de un monorriel en la ciudad de Santiago, y autobuses especializados con líneas exclusivas en diversas partes del país.

Cuando el presidente Abinader asumió el poder llegó con nuevas ideas y propuestas ambiciosas para el desarrollo del país.

Cada jefe de Estado tiene su “librito”, por lo que es común que los gobernantes no den continuidad a las obras inconclusas que dejan los antecesores, lo que marca una diferencia en el gobierno de Abinader, quien ha anunciado continuar obras pasadas.

El Metro de Santo Domingo es una obra que llegó a República Dominicana durante el gobierno del expresidente Leonel Fernández el 29 de enero de 2009, cuando se inauguró la primera línea.

El trayecto de la primera etapa abarca desde Villa Mella hasta el Centro de los Héroes. La línea 2 fue puesta en marcha en 2013, y recorre desde el kilómetro 9 de la autopista Duarte hasta el puente Francisco del Rosario Sánchez (antigua 17), cuya ampliación fue extendida a cuatro líneas adicionales hasta llegar a la avenida San Vicente de Paúl con la Carretera Mella.   

A mediados de 2018 se le incorporó el Teleférico de Santo Domingo, que comprende desde la entrada del sector Sabana Perdida hasta la estación Eduardo Brito, cerca del puente Francisco del Rosario Sánchez.