Donald Trump ha tomado posesión como presidente de EEUU en las escalinatas del Capitolio, en Washington. El 45º jefe de Estado de la nación norteamericana ha llamado a la «unidad» del país y ha prometido que hará a EEUU «grande de nuevo».

En su primer discurso como nuevo presidente de EEUU, Donald Trump afirmó que los estadounidenses van a unirse «para reconstruir nuestro país y cumplir las promesas».

«Juntos, fijaremos el rumbo de EEUU y del mundo durante muchos años», aseguró.

Después de dar las gracias a todos los presentes y en especial a su predecesor, Barack Obama, Donald Trump ha atacado al ‘establishment’ de Washington durante su primer discurso «La ceremonia de hoy tiene un carácter especial porque no solo hacemos una transferencia de poder, sino que estamos transfiriendo el poder de Washington hacia ustedes, el pueblo», aseguró.

«Por demasiado tiempo, un grupo pequeño, en la capital, se ha beneficiado del Gobierno mientras el pueblo cargaba en sus espaldas con los costes», añadió el presidente.

Donald Trump se dirigió especialmente a aquellos estadounidenses que están sin trabajo y que, según él, han sido excluidos de la buena marcha económica del país. También se ha referido a la violencia en las calles, al poder de las élites, a las fábricas cerradas… «esto acaba aquí y ahora», afirmó.

El papel de EEUU en el mundo

La política internacional ha ocupado poco espacio en su breve discurso de 20 minutos. En este caso, el presidente de EEUU ha afirmado de nuevo que era necesario centrarse en las necesidades del país y no en las de las naciones extranjeras.

«Hemos defendido las fronteras de países extranjeros mientras que no hemos defendido las nuestras», ha afirmado Trump. Según el nuevo presidente, también la economía de EEUU «ha enriquecido a otros países» mientras se perdían puestos de trabajo nacionales.

«Eso ya forma parte del pasado», ha declarado.

El presidente también se refirió al «terrorismo islamista internacional» y aseguró que «lo erradicaremos de la faz de la Tierra».

«Reconstruiremos nuestro país»

Donald Trump ha declarado que, en el futuro, va a trabajar para traer de vuelta «la riqueza y los trabajos» a EEUU y para foverecer la contratación de estadounidenses y la producción en el territorio nacional.

Un llamado a la unidad

«Un nuevo orgullo nacional nos elevará y cerrará nuestras divisiones, hay que recordar que seamos negros o marrones o blancos, todos, tenemos la misma sangre roja de los patriotas», afirmó el nuevo presidente durante su discurso, en un llamado a superar las divsiones del país.

«Todos tenemos las mismas libertades gloriosas y saludamos a la misma bandera», añadió.

El primero en jurar el cargo en las escalinatas del Capitolio, en Washington, fue Mike Pence, el nuevo vicepresidente de EEUU. Luego le llegó el turno al presidente Donald Trump, que juró el cargo con dos biblias —una suya y otra que perteneció a Abraham Lincoln y sobre la que también juró su cargo Barack Obama— ante el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts.

El republicano se ha convertido en el 45º jefe de Estado del país norteamericano.