Las autoridades rusas retiraron ayer martes los cargos contra el periodista de investigación Iván Golunov, acusado de tráfico de droga, y lo dejaron en libertad, una decisión casi sin precedentes como consecuencia de la indignación y la movilización de la sociedad civil.

Desde el jueves pasado sobrevolaban las dudas sobre las condiciones de detención y la veracidad de las acusaciones contra este periodista del medio independiente Meduza, conocido por sus investigaciones de corrupción de las élites y malversaciones en sectores como el microcrédito o las pompas fúnebres.

“Hoy será levantado su arresto domiciliario y los cargos serán retirados” dijo Vladimir Kolokoltsev, en un comunicado