El multimillonario Tom Steyer se integra a la carrera demócrata para competir contra Trump. Para participar en el segundo debate deberá lograr al menos 1% de la intención de voto. Tom Steyer ha estado en la palestra política en los últimos dos años, no a través de un puesto público, sino como activista en contra del presidente Donald Trump, a fin de lograr un juicio político que lo saque de la Casa Blanca. Hasta ahora no ha tenido éxito, a pesar de su campaña de más de $10 millones de dólares.

Este martes, el multimillonario dio un paso adelante para sumarse a la línea de más de 20 aspirantes demócratas a la candidatura presidencial, un día después de que el representante Eric Swalwell, quien reconoció que sus aspiraciones no iban a ningún lado.

Steyer es conocido por ser uno de los principales donantes del Partido Demócrata, pero deja eso a un lado para impulsar su propio proyecto hacia la Casa Blanca y competir al presidente Trump en las elecciones del 2020.

“Es verdad, estoy compitiendo por la Presidencia”, escribió el ambientalista y filántropo en su cuenta de Twitter, donde compartió un video sobre los motivos que lo orillaron a tomar la decisión.

“Pienso en lo que dice la gente sobre que el sistema la ha abandonado. Creo que la gente piensa que las corporaciones han comprado la democracia. Que no les importan los políticos o no los toman en cuenta”, expresó. “Que no los pongan al primero; ellos no trabajan para ustedes, sino por la gente que ha amañado el sistema”.

Video insertado

Tom Steyer

Steyer destaca que él y su esposa, Kathryn Taylor, conocida como “Kat”, fueron de los primeros en firmar The Giving Pledge, un compromiso para donar la mayor parte de su fortuna personal.

“Si logramos  reducir la influencia del dinero de corporaciones en nuestra democracia y comenzar a abordar los efectos devastadores del cambio climático, podemos liberar todo el potencial del pueblo estadounidense y, finalmente, resolver los múltiples desafíos que enfrenta nuestro país”, considera.

Uno de los objetivos más importantes de Steyer es luchar contra el Cambio Climático –un problema en el que no cree el presidente Trump– para la cual en 2013 fundó “NextGen America”, que se enfoca a esa batalla, además de promover la justicia social y la participación democrática.

“Necesitamos la democracia más amplia posible”, dice Steyer como parte de su mensaje central de campaña. “Para revertir la hostil toma de control del Gobierno que robó los derechos de los estadounidenses comunes y los aisló de sus sueños”.

El multimillonario de 62 años es originario de California y destaca sus donaciones a campañas para proteger el medio ambiente, además de ayudar a crear “California Food for California Kids”, un programa que ofrece más de 300 millones de comidas saludables al año a los niños de las escuelas del estado que utilizan alimentos naturales de las granjas de California.

Sus esfuerzos también incluyen el Banco Estatal de Beneficios, que desde 2007 ofrece créditos asequibles a trabajadores, pequeñas empresas y proyectos comunitarios sin fines de lucro y cuyos esfuerzos han significado la donación de más de $120 millones de dólares.

Steyer, según su portavoz Alberto Lammers, busca invertir hasta $100 millones de dólares en su campaña, pero el proceso no se vislumbra fácil para él, ya que deberá calificar para los debates demócratas a finales de este mes, para lo cual deberá recibir donaciones de al menos 65,000 donantes únicos y realizar una encuesta al 1% o más en tres encuestas calificadas en la próxima semana.

Para calificar para los terceros debates, en septiembre, Steyer deberá lograr el 2% en cuatro encuestas y obtener a 130,000 donantes únicos, según las reglas del Partido Demócrata.

Hasta ahora, los únicos aspirantes que logran el más del 2% de la intención de voto son el exvicepresidente Joe Biden, los senadores Kamala Harris y Bernie Sanders, además de la representante Elizabeth Warren, el alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg; el senador Cory Booker; el exrepresentante Beto O’Rourke y el empresario Andrew Yang.